Teresa Bryant - Presidenta Internacional de UNI Apro Mujeres

Los sindicatos dan una voz a los trabajadores, incluyendo a las mujeres, haga que su voz sea escuchada y que el trabajo sea un lugar mejor. El equipo te necesita!

Tengo un fuerte sentido de equidad y de justicia social. Me hice activista sindical porque quería hacer una diferencia en la vida de la gente, hacer que nuestros afiliados sean conscientes de sus derechos y se apropiaran de ellos para mejorar sus vidas, en especial su vida laboral, donde se pudiera logralo. He tenido una especial atención en las mujeres de nuestro sindicato a causa de las muchas maneras en las que han sido tratadas injustamente. Como mujer, soy una apasionada de estos temas puedo identificarme con ellos. También he tenido el privilegio de que muchas mujeres se han sentido capaces de revelarme a veces, los detalles íntimos de sus problemas, para que yo pudiera ayudarlas.

He podido hacer una diferencia como parte de SDA. El SDA es un sindicato fuerte, unificado y con muchos miembros, lo que significa que contamos con los recursos que se le pague al personal con experiencia en muchas áreas, y poder emprender acciones legales, cuando el caso lo amerita, en apoyo de nuestros miembros. Pasamos mucho tiempo negociando con las empresas que emplean a nuestros afiliados, no solo para obtener mejoras en sus salarios y en sus condiciones laborales, sino también para lograr un impacto en las políticas y prácticas, que son independientes de la convención colectiva.

Como parte del movimiento sindical general en Australia, hemos sido capaces de participar ayudando a mejorar la legislación laboral y contra la discriminación, a través de la presentación de casos y proveyendo testigos y evidencias, así como realizando campañas de sensibilización y cabildeo.

He sido miembro del Comité Mundial de Mujeres y del Apro de FIET Y UNI durante los últimos 16 años.

He disfrutado de trabajar con gente que comparte mis valores y que está comprometida con el trabajo para mejorar los intereses de nuestros miembros.

Empecé a trabajar en SDA hace 35 años y por lo tanto, he participado en numerosas campañas, junto con muchos otros, lo que ha dado lugar a muchos cambios durante este período. Algunos ejemplos son los siguientes:
- La SDA ha llevado el caso ante el Tribunal de Trabajo en 1979, y ganó el derecho de las mujeres, de poder usar pantalones para ir a trabajar.
- El SDA también fue parte del caso en el tribunal laboral de ese año, lograr el permiso de maternidad remunerado, y en años posteriores el logro de la paternidad no remunerado y la licencia por adopción, conocidos ahora como el permiso parental.
- El aumento de la participación de las mujeres en todos los niveles del sindicato, y la introducción de las delegadas y de los comités de mujeres.
- El SDA ejerció mucha presión, logrando con éxito los aumentos de los subsidios familiares pagados por el gobierno federal.
- La introducción de la legislación que determina ilegal la discriminación y el acoso sexual.
- El desarrollo de políticas, de material educativo y de formación en las empresas y en los sindicatos en materia de igualdad de oportunidades en el empleo y del acoso sexual.
- La introducción de la jubilación obligatoria (los pagos de pensiones de las empresas)
- La introducción del pago de la licencia por cuidado familiar, en los convenios colectivos y en la legislación laboral.
- Convirtió en ilegal la discriminación laboral por embarazo y logró un mayor enfoque en la adaptación a las necesidades de las trabajadoras embarazadas, incluida la prestación del trabajo de forma segura...

- La SDA llevó a cabo la exigencia a las empresas, en los convenios colectivos alcanzados, considerar las responsabilidades familiares, cuando se produce una modificación en la plantilla de un establecimiento.
- El logro de la retribución por licencia de maternidad para la mayoría de las madres que trabajan, pagados por el gobierno.

Todo esto fue posible gracias al esfuerzo colectivo. Ese es el principio fundamental del sindicalismo. Esto es lo que nos hace poderosos e influyentes.

Un trabajador solo, es vulnerable en el lugar de trabajo. Es poco probable que conozca todos sus derechos legales, y no es probable que tengan los recursos necesarios para hacerlos cumplir en el caso que el empleador está siendo difícil.

Al estar en un sindicato, el trabajador es parte de un equipo con sus colegas, y en combinación con otros trabajadores en su sector, ellos tienen medios para apoyar a los dirigentes sindicales, que pueden ayudarles a obtener sus derechos y con el tiempo lograr mejoras.

Los sindicatos dan una voz a los trabajadores, incluyendo a las mujeres, haga que su voz sea escuchada y que el trabajo sea un lugar mejor. El equipo te necesita!