Denise Mcguire - Presidenta Mundial de UNI Mujeres

Lo mejor de ser sindicalista es que es un trabajo en equipo, por lo que todos los logros resultan de un esfuerzo conjunto

Siempre he creído en el juego limpio, en la igualdad y en la oposición al racismo y al sexismo - por lo que los valores de los sindicatos están muy cerca de mis propios valores. Cuando empecé a trabajar no había un sindicato, pero traté de organizar uno. Cuando cambié de trabajo, sí había un sindicato, y me incorporé a él, quería participar. Una vez, una colega con más experiencia no pudo asistir a la Conferencia del Sindicato y yo tuve la suerte de ocupar su lugar. Una conferencia y me enganché! Aprendí mucho, encontré grandes personas e hice amigos para toda la vida.

He tenido momentos de mucha diversión trabajando con personas con ideas afines y he hecho verdaderos amigos, así también conocí a mi compañero, quien es mi pareja hace 30 años!

Participar en el sindicalismo me ha permitido desarrollar un enorme conjunto de habilidades como la comunicación, las negociaciones, la incidencia en el trabajo en equipo, el hablar en público, las campañas, las finanzas, las ventas, el marketing, el derecho, las pensiones, las destrezas interpersonales, organizar las reuniones, las estrategias de trabajo y la lista sigue.
Luego está la sensación de logro, desde resolverle un problema a un afiliado hasta cerrar un buen acuerdo con el empleador.
También he tenido la oportunidad de trabajar en lo internacional, aprender sobre otras culturas, tomar ideas de distintos enfoques para resolver los problemas comunes y participar en acciones de solidaridad.

Lo mejor de ser sindicalista es que es un trabajo en equipo, por lo que todos los logros resultan de un esfuerzo conjunto y hace que sea difícil decir, "Yo hice esto".

Creo que hemos tenido éxito en tanto al cambio de actitudes y logrando poner en la agenda de las negociaciones cuestiones que preocupan a las mujeres como:
- Las modalidades de trabajo flexibles , que son una realidad para muchas mujeres y hombres.
- El sexismo flagrante, que está desapareciendo del lugar de trabajo.
- Hemos acordado buenas políticas para hacer que el mundo del trabajo sea un lugar más justo.
Pero como todavía hay sexismo encubierto, el hacer que dichas políticas se conviertan en realidad sigue siendo un gran desafío!

Sé que es probable que tengas un millón de cosas que hacer, en el trabajo, con la familia y así sucesivamente, pero dedicar un poco de tiempo a ser activista en el sindicato te puede dar un gran sentido de empoderamiento. Sentirás que realmente están sucediendo cambios en la gente, en tu trabajo y conseguirás un montón de habilidades que puedes usar en todas las áreas de tu vida.
Harás muy buenos amigos también, entonces vamos, date una oportunidad!