Ana Sánchez - FSC CCOO ESPAÑA

Después de haber trabajado en varias empresas, en el año 93 empecé a trabajar en mi empresa actual, en la que por aquél entonces no existía representación sindical, por lo que las condiciones laborales, nuestras garantías y nuestra vida personal estaban en manos de nuestro jefe.

Después de haber trabajado en varias empresas, en el año 93 empecé a trabajar en mi empresa actual, en la que por aquél entonces no existía representación sindical, por lo que las condiciones laborales, nuestras garantías y nuestra vida personal estaban en manos de nuestro jefe. Después de varios años viendo y viviendo injusticias, en el año 99 me afilié a CCOO y me presenté junto con otros compañeros y compañeras a las elecciones sindicales y…ganamos, constituimos el primer comité de empresa y del que fui presidenta. Fueron unos inicios muy duros, pero que muy pronto comenzaron a dar fruto, negociamos un convenio y mejoramos considerablemente la situación en la empresa. He seguido presentándome a las elecciones y continuamos ganando. Poco a poco fui integrándome en la rutina del sindicato, utilizaba mi crédito horario en participar en cualquier cosa que fuese necesaria, hice cursos de formación, aprendí como visitar otras empresas para informar a sus trabajadores y trabajadoras de las ventajas de pertenecer a un sindicato, de cómo podían ayudarles a solucionar sus problemas laborales, a formarse, etc. Fue una de las épocas más interesantes de mi vida, aprendí muchísimo, me sentía útil y con la tranquilidad que me daba tener una buena formación, me sentía segura de mi misma. En el año 2005 el sindicato me ofrece formar parte de la organización en la ciudad donde vivo y empiezo en tareas de acción sindical, para poco después ocuparme de la secretaría de la Mujer, fue una etapa dura por la responsabilidad que suponía para mí, y porque hubo cambios en la legislación española en materia de Igualdad, por lo que todo era nuevo, un reto, pero gratificante. En 2008 entro a formar parte del Comité de Mujeres de UNI Europa y dos años después, del Comité Mundial de Mujeres, en los que continuo sobre todo aprendiendo, viendo que los problemas de la mujer son en general los mismos (aunque en algunos países son particularmente graves) y sobre todo, donde he conocido a otras mujeres que a pesar de las diferencias culturales, de idioma, etc., piensan como yo. Actualmente soy la responsable de la Secretaría de la Mujer de mi Federación de CCOO en Madrid. No hay mejor forma de hacer algo por nosotras…que hacerlo nosotras, desde organizaciones que defienden la igualdad, el respeto y la tolerancia, y luchan contra cualquier forma de discriminación.